De Sedella a Canillas por el río Almanchares

Estoy seguro que las ascensiones favoritas de los malagueños son la Torrecilla, en la Serranía de Ronda y la Maroma, aquí en la Axarquía. Subir a Sierra Tejeda se puede hacer por tantas rutas como pueblos la rodean, aunque es cierto que la ruta más habitual es desde el cortijo del Robledal, en la provincia de Granada.

Pero para tener las vistas más impresionantes de los paredones de la cara sur nada mejor que ir hasta el barranco del río Almanchares.
Este sabado pasado, 13 de octubre, quedamos con nuestros amigos Amparo y Miguel, con sus hijos Daniel y Mario para caminar desde Sedella hasta Canillas de Aceituno a través del río Almanchares.

Aparcamos el coche en Sedella, cerca de la Ermita de Nuestra Señora de la Esperanza y atravesamos el pueblo buscando las indicaciones de la ruta que lleva hasta la Maroma, que en este primer tramo coinciden con la señalización del sendero GR-242.

El camino nos lleva hasta el molino de Sedella, hermoso molino hidráulico dedicado a la molienda de harina en el que aún se pueden apreciar la maquinaria que, aprovechando la caída del agua, movía las piedras para moler el grano. Este sitio bien merece una parada para reponer agua en la fuente y hacer unas fotos.

En este punto los senderos se separan: el sendero GR-242 toma camino del camping y de la carretera y el de la Maroma sigue a la derecha, ascendiendo. El camino no tiene pérdida pués está perfectamente señalizado, y nos lleva, pasando por el depósito de agua que surte al pueblo hasta la cabaña del guarda.

Seguimos ascendiendo por le carril hasta llegar a una plataforma. En este punto el sendero que nos llevaría a la Maroma toma dirección NE. Nosotros tomamos uno que lleva dirección N, hasta la fuente de la Pisadica del Niño Dios y, desde allí, llegar al collado de la Monticara, bajo el Cerro del Fuerte.

Aquí las vistas son impresionantes, la cara norte de la Maroma domina el paisaje, con sus imponentes “chimeneones”.

Ahora el camino desciende hasta llegar al río Almanchares. Si las vistas desde la Monticara  impresionan, desde aquí abajo la Maroma parece casi inexpugnable.

Comenzamos a ascender para alcanzar el camino de la Casa de la Nieve que desde Canillas de Aceituno lleva hasta la Maroma. Mirando hacia atrás vemos la espectacular ruta que llevamos recorrida.

Al llegar la cruce de senderos tomamos a la izquierda, en sentido descendente. Esta zona fue arrasada por el incendio forestal del pasado mes de agosto. Que tristes nos sentimos al cruzar esta zona y recordar las fotos de orquídeas que tomamos en este lugar en años anteriores, cuando la vegetación cubría todo el terreno.

El camino nos lleva hasta la fuente de la Rábita, la cual se encuentra vallada desde hace poco para proteger los anfibios que en ella crian. Ni que decir tiene que está absolutamente prohibido acceder a la fuente y molestar a los animales.

Seguimos descendiendo hasta alcanzar el precioso pueblo de Canillas de Aceituno, al que accedemos desde su parte más alta. Bajamos hasta alcanzar la plaza del Ayuntamiento, donde damos por terminada nuestra ruta.

En el pueblo quedamos citados con nuestros amigos Maleni, Antonio y Marta, para disfrutar de una opípara comida con morcilla canillera y chivo asado. El mejor final para una ruta espectacular.

Una ruta tan espectacular se disfruta más si se hace en compañía de tan buenos amigos. Uno olvida el cansancio del camino y se centra en vivir el momento. Los buenos amigos aportan mucho a nuestra vida. Buscando en el libro “Como gotas de rocío” de mi amigo el Dr. Armando Nougués y he encontrado la siguiente cita:

“Aprender es abrazar la vida sin condiciones.
Aprender es transformar cada experiencia vital en un auténtico regalo.
Aprender es dejarse sorprender por lo inesperado.
Aprender es, también, sonreír ante una flor”

Gracias a todos vosotros por un dia tan especial.

Anuncios

2 pensamientos en “De Sedella a Canillas por el río Almanchares

  1. Esta es una de las excursiones más sencillas y espectaculares de todo el macizo de las Sierras Tejeda y Almijara. Existe una amplia diversidad botánica basada en la variedad litológica y las diferencias de pedregosidad. Asimismo el arroyo de Almanchares o Barranco del Saltillo suele cantar casi todo el año acompañando con la música de su agua en el recorrido. Cabras monteses y una gran variedad de aves es también un atractivo reclamo para quién le guste la vida silvestre. El incendio es anecdótico pues prácticamente se han quemado muy pocos árboles y el matorral rebrotará en primavera si no hay limitación por sequía como este año pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s