¿Y despues de San Antón que viene?

La fiesta de San Antón nos da para pasar la semana pensando en lo bien que lo pasamos y los amigos con los que compartimos la fiesta. Cuando llega el viernes y te planteas volver al pueblo lo primero que hacemos es mirar la previsión del tiempo para planificar las excursiones.

Una palabra nueva, ciclogénesis explosiva, atemoriza al pueblo español. Las olas en el Cantábrico amenazan con engullir ciudades enteras, en el sur el viento arrancará árboles y moverá montañas. A pesar de todo decidimos coger el coche y tomar el camino de Salares.

La mañana del sábado nos da para un paseito corto y disfrutar con Tula de la “Ruta del Monte”. Volvemos al pueblo justo a tiempo de que no nos pille la lluvia. Y nos dedicamos a… no hacer nada. No hacer nada puede significar sentarte a escuchar música, o a leer, o a escribir, o a tejer, o a ver una película, o a mirar por la ventana o a ir a saludar a los amigos que hace unos días que no ves. Y como San Antón está reciente pues voy a charlar con los amigos y sigo aprendiendo cosas de este pueblo.San Anton SedellaVisitando a un buen amigo hablamos de lo que ha sido la fiesta de San Antón y lo que era esta fiesta antes.ensillando en SalaresYa hemos comentado que este era un pueblo de arrieros. Pues bien, la fiesta de San Antón la organizaban los arrieros. Ahora el pueblo tiene una Banda Municipal de Música que participa en todas las fiestas, pero antes los arrieros bajaban hasta Vélez-Malaga para contratar a los músicos y los subían hasta el pueblo en sus animales. De ahí la parada en la Casa Vara que nos contaba nuestro amigo Francisco. En Salares los músicos se alojaban en las casas de los vecinos del pueblo.Mulas en SalaresSegún nos han contado, de esa época ha quedado en el pueblo el dicho de “alojarse como un músico”. Conociendo al salareño nos imaginamos lo bien cuidados que estaban los músicos en esos tiempos. A día de hoy, las cosas han cambiado bastante. Lo que permanece igual es la hospitalidad de los vecinos de Salares. En estas fiestas nadie te negará un vaso de vino o algo de comer para compartir. Los forasteros siempre son bien recibidos.

Con la llegada de la lluvia nos recogemos en nuestra casa y apenas salimos. El pueblo se queda desierto y no se ve a nadie por la calle. Con la caida de la noche, las nubes bajan y la niebla suele cubrir esta zona. Desde nuestra ventana la visión de la lluvia no invita a salir.desde mi ventanaYa llegarán los días de excursiones y de naturaleza. Sin salir tambien se disfruta de Salares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s