Caleras de la sierra

Si hay algo que da carácter y singularidad a estos pueblos de la Axarquía es la blancura de sus casas combinada con la estrechez de sus calles y sus desniveles.Calle blanca en SalaresPasear por las blancas y estrechas calles de Salares nos proporciona vistas de una belleza inigulable.Calle e Iglesia SalaresEl uso tradicional de la cal en el blanqueo de las de las casas ha sido remplazado por el empleo de pinturas sintéticas, más baratas y sencillas de manejar. También hay que tener en cuenta que, hasta el descubrimiento del cemento en 1824, el mortero de cal era el principal elemento ligante en la construcción. Como consecuencia de ello, un oficio tradicional, el de calero, ha terminado por desaparecer, si bien es cierto que las caleras comenzaron a abandonarse en la década de los años sesenta con por la industrialización del proceso y por las mejoras en el transporte. El hecho de que Sierra Tejeda y Almijara sean sierras con dominancia de materiales calizos y dolomíticos, propició que en sus laderas se estableciesen numerosas caleras, las cuales proporcionaban sustento económico tanto a los que trabajaban en ella como a los arrieros encargados de bajar la cal de la sierra.Calizas en cara sur de la Maroma Rocas calizas en un barranco de la cara sur de Sierra Tejeda.

El proceso químico es teóricamente sencillo: se trata de utilizar piedra caliza, formadas básicamente por carbonato cálcico y someterlas a alta temperatura para obtener óxido cálcico, también conocido como cal viva.Calera el Fuerte de FrigilianaCalera en la subida a El Fuerte de Frigiliana.

Básicamente, una calera es un pozo cilíndrico, cuyas paredes se cubren de piedras y estas se enfoscan de arcilla para evitar las pérdidas de calor durante el horneado de la piedra.Calera el Fuerte de SedellaCalera en la subida a El Fuerte de Sedella.

En la parte inferior de la calera es donde se alimenta el fuego y justo encima, con una especie de murete de apoyo, se colocaban las piedras calizas. Es necesario acarrear hasta el horno una gran cantidad de piedras ya que una calera de buen tamaño puede necesitar de doce a quince mil kilos de piedra caliza.Calera bajando al AlmancharesCalera bajando al río Almanchares desde el sendero de la Rábita.

Una vez que se tienen todas las piedras en las cercanías del horno se procede al armado de la calera. Las piedras se van colocando formando una falsa bóveda, poniéndolas unas encima de otras de forma que se sujeten entre sí.Calera entre Higueron y ChillarCalera en la sierra de Enmedio, cerca del Río Higuerón, Frigiliana.

Hay que tener especial cuidado al colocar las piedras. No solo por la seguridad del calero, que va montando la calera desde dentro de esta, si no por evitar que se caiga la bóveda y por que es necesario que queden huecos entre las piedras para permitir que el calor de la combustión llegue por igual a todas las piedras en el horno.Calera Hoya del Cortijo 03Calera cerca de la Hoya del Cortijo.

Tan importante como las piedras que formaran la calera es el combustible a utilizar. Sarmientos, brezinas, jaras, ramas de olivo y todo tipo de arbustos que se de en la zona han de ser acarreados hasta las cercanías de la calera. Hay que tener en cuenta que se necesita un combustible que produzca mucha llama y poca ceniza.Calera Hoya del Cortijo 04Otra calera en las cercanías de la Hoya del Cortijo.

Hay que destacar que esta recogida de material combustible tenía otra función y era la de limpiar de matorral los campos y pinares de la zona, con lo que se contribuía a evitar en inicio y propagación de posibles incendios forestales.Calera Hoya del Cortijo 01Gran calera al lado de la Hoya del Cortijo.

Una vez armanda la calera se procedía a su encendido. El horno se enciende y se va alimentando por su boca. Es habitual habitual proceder al encendido al amanecer para aprovechar la jornada, ya que la calcinación durará tres días y dos noches. Durante este tiempo el calero debe mantener el fuego de forma constante para evitar que pierda temperatura. Es, por tanto, habitual que el calero cuente con la ayuda de más personas para esta actividad. Hay que tener en cuenta que la temperatura necesaria para la calcinación de la piedra es de 900 a 1000º C. Esto nos da idea del enorme esfuerzo que supone obtener cal por los métodos tradicionales.Calera Hoya del Cortijo 02Escorias y piedras fundidas en la calera de la Hoya del Cortijo.

Al tercer día el calero deja de alimentar el horno y cierra la boca del horno. Se dejará así tapado durante una semana para que este pierda calor lentamente. Si todo ha ido bien, se comenzará a sarcar las piedras de cal viva por la parte superior del horno, almacenándola lejos de la humedad. En este proceso tradicional podemos obtener rendimientos del 60 al 70%. Desde la sierra habrá que acarrear con bestias toda esta cal para su venta en los pueblos de alrededor. La cal viva es una sustancia muy cáustica que en contacto con agua se convierte en hidróxido de calcio o cal apagada, con una liberación violenta de calor durante el proceso. Esta es la cal que se utilizará en el blanqueo de las calles y casas de nuestros pueblos, cubriendo capa sobre capa a lo largo de los años, proporcionando esa blancura que caracteriza a los pueblos andaluces y en particular a los de la Axarquía.detalle de pared encaladaQue no perdamos la costumbre de encalar las calles de nuestros pueblos para que estos sigan manteniendo su blanca belleza para siempre.Cementerio SayalongaDedicado a mi buen amigo “José Polonio”. Como siempre, agradecido por lo que aprendo de él y de sus experiencias personales y anécdotas sobre las caleras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s