Casa Vara, una casa solidaria

En una de las primeras entradas, al describir el camino que va desde Salares hasta Arenas y Vélez-Málaga, ya hemos hablado de la Casa Vara.

La antigua Casa Vara es un nombre que siempre sale a relucir cada vez que hablamos con un arriero o con alguien mayor del pueblo al que preguntemos por los caminos que recorrían por estas tierras.

Vista de la Casa VaraAprovechando que hemos tenido un fin de semana lluvioso decidí acercarme en coche hasta la Casa Vara para tratar de averiguar más cosas de esta cortijada y tomar alguna fotografía.

Saliendo de Salares tomamos la carretera en dirección a Archez, al llegar la Puerto de los Carboneros tomaremos el carril que sale a la derecha. Este nos llevará hasta la Casa Vara.

01 Casa VaraLa Casa Vara no es una vivienda única, se trata un conjunto heterogéneo de viviendas con diversos propietários. Si uno se acerca por allí lo más probable es que se encuentre con su habitante más habitual, el amigo “Paco Cristiano”.

Paseros en la Casa Vara

Al encontrarse en el camino que une estos pueblos con Vélez-Málaga, el tránsito por esta cortijada siempre fue considerable. Todas las personas que conocemos que han habitado allí, o han pasado por ella, nos hablan de un lugar en el que siempre se podía encontrar un plato de comida.

Las referencias de la posguerra son especialmente significativas. En una época tan dura, la Casa Vara fue un refugio para cualquiera que pasara por allí. Los arrieros, en su camino hasta la costa o de vuelta al interior, podían descansar con sus bestias.

03 Casa Vara

Visitando la cortijada podemos ver los restos de sus bodegas y lagares. Las modificaciones más modernas han alterado la distribución y forma original de la Casa Vara.

04 Casa Vara

El carril que cruza la cortijada no era el camino habitual de los arrieros. Este cruzaba la Casa Vara por detrás, por la zona en la que están tomadas las anteriores fotografías.

Carril actual de la Casa VaraEntre la Casa Vara

Este es el carril actual, el sendero de arrieros pasaba por detrás de la casa.Camino actual de la Casa Vara

Antiguamente, cuando se celebraba San Antón en Salares, una fiesta importantísima para los arrieros de la comarca, los músicos subían desde Vélez y paraban aquí para descansar. Es fácil imaginar la fiesta que se montaba allí.08 Casa Vara

La Guardia Civil, en sus rondas por la sierra de varios días, siempre se detenía en esta cortijada.

De su uso tradicional apenas quedan unos paseros y una bodega. Otra se encuentra prácticamente abandonada. Desgraciadamente del lagar ha desaparecido su viga de pisa, de él solo quedan los restos del husillo, incorporado como base de sustento de los toneles. La piedra aparece a la entrada de la bodega.Bodega en Casa Vara

He pasado una muy buena mañana con el amigo “Paco Cristiano” conociendo más detalles de este lugar y saboreando su exquisito vino. Su vida en este lugar son una fuente inagotable de historias y anécdotas. Indispensable para conocer los caminos.Bodega de Paco Cristiano

Cualquiera que se pase por allí encontrará una persona dispuesta a recibirle con los brazos abiertos, cuidando de su casa y de sus animales.Paco Cristiano

Él es el último habitante de la Casa Vara. Cuando se jubile tal vez se pierda una cortijada emblemática en el camino de los arrieros. Sigue siendo el ejemplo vivo de lo que siempre ha sido la Casa Vara, un lugar de paso pero un lugar de encuentro, una casa solidaria.

Puente de la Constitución 1ª parte

Ya llegó el ansiado Puente de la Constitución. Tenemos cuatro días para disfrutar a tope de Salares y sus alrededores. Este año además contamos con que nuestros habituales amigos de excursiones tienen alquilada una casa en Canillas de Aceituno y otros amigos quieren venir a recorrer la Ruta Mudejar.

El viernes día 6 quedamos con nuestros amigos para hacer una larga travesía entre los pueblos de Arenas y Corumbela, pasando antes por Sayalonga.Panorámica de ArenasPartimos de Arenas siguiendo un carril que nos lleva hasta los restos del Castillo de Bentomiz, a 710 m. de altitud. Este es uno de los castillos más grandes de la provincia. Su origen podría estar en una fortificación romana, pero los restos que han llegado hasta nosotros corresponden a diferentes momentos de ocupación islámica, cuando formaba un triángulo defensivo con los castillos de Comares y Zalia, cerca de Alcaucín.Castillo de Bentomiz 1Entre los restos de sus murallas podemos encontrar dos grandes aljibes cubiertos por bóveda de crucería.Castillo de Bentomiz 2Una parada para contemplar el paisaje….. Vértice de Bentomizla preceptiva foto de cumbre cuando hay vértice geodésico….Autofoto en Bentomizy seguimos nuestro camino aprovechando un sendero que discurre entre campos de viñas, olivos y almendros en dirección a Sayalonga.Bajando de BentomizEl sendero desemboca en un carril. Hasta Sayalonga iremos preguntando en algunos cortijos y siguiendo diferentes carriles entre campos de nísperos y aguacates, ya que el antiguo sendero esta completamente perdido.Camino de SayalongaTerminamos por llegar al río de Sayalonga, el cual cruzaremos por un vado hormigonado. Estamos en el punto más bajo de la ruta.Vado del río SayalongaAlcanzamos el pueblo de Sayalonga en el que pararemos para tomarnos un merecido refrigerio.Descanso en SayalongaAntes de continuar nuestra ruta hasta Corumbela optamos por visitar el precioso cementerio redondo de Sayalonga.Cementerio de SayalongaEnseguida localizamos el camino a seguir y nos ponemos en marcha. Al fondo ya podemos ver nuestro objetivo, el pueblo de Corumbela.Al fondo se ve CorumbelaEsta ruta no tiene pérdida y nos lleva hasta el paraje conocido como “de las tres fuentes”, un buen lugar para descansar antes de afrontar los últimos repechos hasta Corumbela.Las tres fuentesBibliografía: “Axarquía, patrimonio histórico-artístico”. Federico Castellón Serrano y Rafael Martínez Madrid.

Caminando hacia Arenas: un homenaje a los arrieros

Ya he comentado varias veces lo que nos gusta sentarnos a charlar con nuestros amigos salareños y que nos cuenten como era su día a día en el pueblo.Lagar de Aurelio 9Uno de esos días, sentados en la bodega de Aurelio, disfrutando de una animada charla y unos vasos de buen vino dulce, comenzamos a preguntarle por los caminos que seguían los arrieros. Y es de esa charla que surgió la idea de ir caminando hasta el pueblo de Arenas, tomando la ruta que seguian los arrieros con sus mulas.Carril cerca SalaresComenzamos a caminar en la entrada del pueblo, tomando un carril que sale enseguida a la derecha, si tomamos la carretera en dirección a Archez.

Ese carril lo vamos a seguir durante algo más de 1,5 Km., hasta llegar a un puente de hormigón sobre el río Salares, al lado de las ruinas de un antiguo molino de harina.Arroyo y molinoCruzamos el puente y tomamos enseguida un sendero que sale a la derecha y que nos lleva hasta cruzar el arroyo Tazones, al que llegamos en apenas 400 m., muy cerca de una preciosa casa de campo.Arroyo TazonesComenzamos a subir la Cuesta del Escribano, siguiendo un antiguo camino de herradura casi perdido. En unos 700 m. alcanzamos un collado en el que hay un cruce de carriles y tomamos el descendente que vemos al frente. Este carril nos baja hasta un arroyo y luego sube hasta un cruce de carriles, en el que tomamos a la derecha. Enseguida cruzamos por una gran cortijada conocida como Casa Vara. Seguimos adelante siguiendo el carril descendente hasta alcanzar una pequeña casa de aperos, en la que tomamos un sendero que sale a la izquierda, justo antes de la casa.sendero casitaEste sendero nos lleva hasta hasta cruzar el arroyo Montero y comienza una dura subida por un camino abandonado y muy deteriorado por las riadas. Alcanzamos un carril y lo tomamos a la derecha. Desde este punto tenemos buena vista de por donde hemos venido: arriba a la derecha vemos Casa Vara y abajo a la izquierda tenemos la casa de aperos en al que comenzaba el sendero.Vista Casa Vara y casitaEl carril nos lleva hasta un cruce de carriles. Tomamos al frente, atravesando una trinchera. Llevamos recorridos cerca de kilómetro y medio desde Casa Vara.TrincheraDesde este punto ya vemos el pueblo de Arenas, al que llegaremos tras recorrer algo menos de 1,5 Km.Llegando a ArenasEn total, la distancia recorrida desde Salares es de unos 7 kilómetros. La vuelta la podemos hacer siguiendo el mismo camino hasta llegar a la trinchera, donde tomaremos el carril a la derecha que nos lleva en dirección al Puerto de los Carboneros. Desde ese carril podemos llegar hasta Salares sin tener que hacer tantas subidas y bajadas, a costa de alargar la vuelta un kilómetro más.mula en SalaresSirva esta foto y esta entrada en el blog como homenaje a todas las personas que han dedicado su trabajo y esfuerzo a recorrer estos caminos acompañados de sus mulas. Seguimos aprendiendo mucho de ellos. Un saludo muy especial a nuestro buen amigo Aurelio, con el que deseamos volver a conversar sentados en su bodega disfrutando de su excelente vino.